Lo que nos sucede, ¿cómo lo aprovechamos?

Lo que nos sucede, ¿cómo lo aprovechamos?

Evaluar lo que funciona y lo que no, en diferentes áreas de nuestra vida, así podremos identificar qué aspectos necesitan cambios o mejoras. Carlos Gustavo Motta desarrolla esta temática en MDZ.

Un hecho catastrófico es esa irrupción de lo que no da aviso en la vida de una persona. ¿Qué hace que no tenga el mismo peso en cada quién? Seguramente algo del soporte anímico lo hace posible. Sin embargo, afirma Primo Levi y varios historiadores, la subjetividad puesta al límite por un acontecimiento desafortunado, nos fortalece ¿Qué dice el psicoanálisis al respecto? Se trata en todos estos casos paradigmáticos de vidas partidas un relanzamiento a otra cosa. (Sacar partido de una terrible jugada).

Un hecho catastrófico es esa irrupción de lo que no da aviso en la vida de una persona.

¿Es algo de la Humanidad?.

Como dice Unamuno en su libro Del sentimiento trágico de la vida: …“soy hombre, a ningún hombre estimo extraño. Porque el adjetivo humanus me es tan sospechoso como su sustantivo abstracto humanitas, la humanidad. Ni lo humano ni la humanidad, ni el adjetivo simple, ni el adjetivo sustantivo, sino el sustantivo concreto: el hombre. El hombre de carne y hueso, el que nace, sufre y muere – sobre todo muere–, el que come y bebe y juega y duerme y piensa y quiere; el hombre que se ve y a quien se oye, el hermano, el verdadero hermano”

Unamuno en su libro tratará de hacernos reflexionar sobre la esencia del hombre y su posición frente a la muerte, como dirá el psicoanalista francés Eric Laurent en El sentimiento trágico de la vida (Ed. Diva, 2011) “Unamuno trataba de dar vida a un movimiento ético moral en nombre de la finitud de la existencia… lo que llevaba a la guerra era precisamente la falta de moralidad de la época…la gente se hacía tomar por el consumo y veía esta desaparición del sentimiento auténtico de la vida que incluye la presencia de la muerte…un ser para la muerte que podía por lo menos frenar el surgimiento en lo real de la muerte y de la guerra”.

En “La cultura en plural” (Ediciones Godot, 2024) el filósofo francés Michel De Certeau menciona que una toma de conciencia es una “puesta en cultura” que se otorga en cada época que nos toca vivir. La cultura deviene de lo neutro: lo cultural. Y provoca rupturas cuando un sistema se reduce a un deterioro. De Certeau afirma que la historia no se hace con papeles sino existe comunicación social donde el protagónico principal es la responsabilidad que se manifiesta por dos aspectos importantes. Por un
lado lo colectivo que nos une, por el otro, la innovación que nos otorga algo sobre lo propio.

¿Lo que nos sucede, lo desafortunado de las cosas, de los momentos, de lo cotidiano, puede tener que ver con la falta de cultura?

Porque ya no se trataría del malestar en la cultura como lo propone Freud sino la cultura en riesgo que puede verificarse en la violencia cotidiana. ¿Y si resulta al revés? Aprovechar al acontecimiento y diseñar a partir del acontecimiento una organización que pueda resultar efectiva llegando a la construcción de una verdad social y si la misma tiene o no lugar. Las oportunidades de una persona pueden ser localizables. El análisis freudiano explica la represión social, el fracaso de las revoluciones y propone una topografía construida en una epopeya trágica.

Es una Ilíada. Una guerra de dioses. Eros versus Tánatos. Hace falta entonces coraje. El que pueda permitir abrir los procesos sociales a un método propio construido en diversas tentativas que se dirigen a lo vivible más sí ello también es pensable. Las interrogaciones, organizaciones y acciones llamadas culturales representan a la vez los síntomas y las respuestas en relación con los cambios estructurales en la sociedad. La interpretación de estos signos en los que la especie prolifera, remite en un principio al funcionamiento social. La cultura en plural de Michel De Certeau, en la estupenda edición de Godot con la traducción de Rogelio Paredes invita a este trayecto posible.

“La cultura en plural” de Michel De Certeau

Lo designado aquí no nos pasa solamente a nosotros. Es un problema global que deja grandes vacíos a todos. La política no solo es el arte de lo posible sino que resulta corta de vista, que tiene muchas distorsiones en su funcionamiento. Cuando hablo de coraje no hablo de un coraje intelectual y sí, en cambio de una lucidez necesaria para lograr cambios donde la ambición de comenzar siempre de nuevo, se desplace al deseo de vivir.

*Carlos Gustavo Motta es psicoanalista y cineasta.
Publicado en mdz

El miedo es el asesino de la mente

16/03/2024

Psicología del dinero: los mejores hábitos para generar riqueza

16/03/2024